Jocotitlán


Estaba en mi casita en Joco, con un bebito que se la pasaba jugando conmigo (parecía como de alguna raza indígena, y quería que le regalara una agenda, este personaje fue muy muy extraño en mi sueño).

Bueno, pues estábamos en la recámara y alcanzábamos a ver debajo del portón a mis dos tortugas, Casiopea y Momo, que por alguna razón estaban afuera de la casa, y estaban enoooormes! (enormes era como de 1m y medio de grandes, de verdad enormes!).

Salía a meterlas porque no sabía que hacían afuera. Entonces estaban tranquilamente en el jardín cuando empezabamos a escuchar ruidos raros y al asomarnos veíamos que se estaban pelando. Mi hermano salía y yo por algo me entretenía y salia unos minutos después.

Cuando salía era horrible. Casiopea había partido en miles de pedazos a Momo. Los cachitos de momo desparramados por el jardín y llenos de sangre se movían por todos lados. Le preguntaba a mi hermano que había pasado y me decía que no había podido hacer nada porque Casiopea también lo atacaba a el. Y luego, veíamos que Casiopea se estaba “suicidando”, se azotaba horrible contra el piso mientras sus escamas salían volando y salia sangre por todos lados, se estaba despedazando también, y no podíamos hacer nada.

Luego aparecía otra tortuga asesina desconocida y nos atacaba a todos y teníamos que treparnos en las bardas para evitar que nos mordiera. Atacaba perros y animales como caballitos por todos lados…

Brrr… fue un mal sueño, feo, y me recordó que tengo pendiente arreglar la casa de mis tortugas en la casa de mi abuela. En la quincena intentaré ir a comprar el acrílico que necesito, espero que me alcance el dinero :S

Se suponia que era Joco pero mis amigos de todos lados estaban revueltos. Habia una especie de feria y ahi estaban Beto Palafox y su chica (embarazada), con Cadeva y Beto Fierro. Tocaban musica y la pasaba a gusto con ellos.

Luego comenzaban a llegar elefantes corriendo.

Una especie de río que había que cruzar nadando. El agua era limpia y cristalina, y además no estaba fría. Era lindo meterse ahi.

La calle de mi casa en Joco. Tenía que ir a recoger el periódico, y llevar la sección de negocios para revisarla.

Y hoy no recuerdo más. El asunto del sueño del río me da una sensación muy especial, agradable, de tranquilidad. Se que iba a llegar a algún lugar bueno, pero no logro recordar a donde…

En fin, hay días en que mis sueños son casi vívidos y los recuerdo super bien al despertar, y otros en que soy como hoy, sólo pequeños fragmentos que puedo resumir en pequeñas frases.

Sigo soñando con Joco, con mi pueblo. Pero ya, la semana que entra estaré unos días por allá 😀

Había una fiesta, y mucha gente en la casa. En un terreno cerca, había construído su casa algúna persona importante, algún político o artista, y habían abierto la calle completamente (se supone que la calle donde está la casa es cerrada). Pasaban y pasaban camionetas cargadas de todo tipo de muebles, y muchas cammionetas de guaruras asi que seguro era alguien importante, ja.

Yo no quería salir de mi recámara, pero iba a la cocina, regresaba y estaba infestada de gente que no conocía. Llenaban la cama de lodo, destroaban todo. Y yo gritaba como loca que se salieran de ahi y me dejaran en paz.

A otro día, todo era un desastre. Las puertas estaban abiertas, el jardín todo maltratado. Y mi cama. Habían levantado todo el azulejo del piso, y había un graaaan agujero abajo de mi cama 😦

Comenzaban a mover la cama para “acomodarla”, pero yo sentía que en cualquier momento se iba a caer, porque de un lado sólo estaba sostenida por una linea de ladrillos o algo parecido… y yo gritaba “déjenla así” déjenla así… y me desperté con mis gritos.

A menudo me pasa que hablo mientras sueño, y mi voz me despierta.

Me está gustando venir a escribir lo que sueño. De alguna forma he recuperado las ganas de venir a escribir en un blog. Me despierto, hago un poquito de memoria y vengo a contarlo. A veces salen historias completas y cohrentes, otras veces sólo puedo escribir frases aisladas y que tal vez no tienen que ver mucho unas con otras, pero mi objetivo se cumple, no pienso escribir grandes historias sino lo poco o mucho de lo que me acuerde de mi sueño de cada noche.

Hoy ví un árbol de habas. Ya sé que las habas no se dan en árboles sino en arbustitos, en pequeñas varitas que no crecen más de un metro, pero yo veía un ARBOL! con la misma forma alargada y las vainas colgando de sus lados pero enoooorme! jaja

Y también una especie de alberca-juego-mar donde mi prima y yo dábamos vueltas y había miles de cosas girando con nosotros, aunque algunas eran grandes objetos de metal (como los carritos de las tazas locas de una feria) que tambien iban y venían en el agua, y a mi me daba mucho miedo que nos golpearan, cosa que a mi prima no le preocupaba, decía que nunca nos iban a golpear, pero en una vuelta donde veía la “orilla” la jalaba y nos íbamos hacia allá. Entonces era como la orilla del mar, con arenita, pero en ves de piedritas y conchitas había objetos de lo más variados, bueno como “piedritas” transparentes con cositas dentro, yo levantaba una que tenía un pinguino! era como una gemita con piedritas en forma de pinguino dentro 😛

Y luego, recuerdo que me peleaba con mi tía por teléfono. Mi mamá me daba una chamarra al salir de la casa, pero resultaba que en la chamarra se había quedado un teléfono celular de alguien, y entonces mi tía marcaba y marcaba para que regresara a la casa, y cuando le contestaba me empezaba a regañar pero yo no me dejaba y le contestaba también. Al final lelgaba a la casa y resultaba que ahbía un “grupo” de rock o algo así ensayando. Les regresaba el teléfono y me metía a un baño, pero la puerta no cerraba bien y había niños afuera de metiches. Me salía enojada y me iba a buscar otra casa, ahi aparecía una amiga que hace mucho no veo, y resultaba que vivía en la privada donde yo viví de chiquita, pero en lacasa 7, (la de mis papás era la casa 9). Y ya, en su casa podía tranquilamente entrar al baño.

Nuevamente alguno de todos los escenarios que vi anoche, era Joco.

El sueño de ayer fué también en lo que se supone era Joco. (Creo que tengo ganas de ir! jaja)

En la calle de entrada había un terreno, entre baldío y construído pero ahi estaba yo, con más personas. Amigos? primos? no se. Sólo me acuerdo de la cara de una chava, que se me hace conocida pero no se de donde.

Nos aventaban, o caían, o llegaban no se de donde, paquetes de sábanas de colores, muchas, y nosotros teníamos que recogerlas y acomodarlas como en una camioneta. Y así estábamos un rato. Mientras recogíamos las sábanas, jugábamos con tres balones de basquet bol, uno chiquitito, uno de tamaño normal, y uno grandote como de mi tamaño, ja!

Luego nos íbamos a una especie de cantina, o restaurante, donde había un juego de bingo raro. Teníamos cartas con números y íbamos poniéndole frijolitos a los que iban cantando. Yo no le entendía bien al señor que los cantaba, y entre la voz rara de él, y mi abuelita que se me atravesaba en la mesa para poner sus frijolitos, siempre me ganaban.

La chava de la que hablaba hace ratito me tiraba la onda, pero yo no le hacía caso. Y entonces ella se iba con otro de los muchachos que estaban ahi.

Y desperté con una canción pegada: “Isis” de Leti Servín.

“Me dijo te fuiste, yo le dije aqui estoy ahora, me dijo dónde estuviste? yo le dije, por ahi…”