amigos


El trabajo y el ajetreo del nacimiento de mi nuevo sobrinito no me han permitido venir a escribir mis sueños. Aunque he tenido unos tan extraños que aún después de semanas los sigo recordando. Intentaré escribirlos. No creo que el orden cronológico sea el correcto pero tampoco es tan importante.

Una noche soñé con mis ex-compañeros de la prepa. Estaban en una especie de reunión en el patio de mi casa, pero algunos no me reconocían a mi. A esa fiesta llegaban unas personas muy raras. Uno en especial, gigante, de piel muy oscura, y comenzaba a hacerle el amora todas las chavas del lugar. Eso se volvía una orgía, pero mientras más chavas se echaba el tipo, más grande era y más fea se ponía su cara, era como diabólico, se le ponían los ojos amarillos y el brillaban. Yo intentaba salir de ahi a como diera lugar después de ver lo que estaba pasando, y agarraba una especie de moto grandota, yo no sabía manejarla pero pisaba el acelerador hasta el fondo y medio veía por la parte e arriba. Solo quería salir de ahi. Quien sabe como pero en los sueños resulto muy buena cnductora aunque en la vida real no sepa manejar, ja.

La noche anterior al día que nació mi sobrinito (viernes 16), soñé que estábamos en el hospital donde nacía mi sobrino. Pero era muy raro, parecía un palacio y había cámaras de seguridad por todos lados. Lográbamos lelgar al cuarto de mi cuñada y ahi estaba mi sobrinito, lo soñé grande! nacía sabiendo caminar y hablar, ja! Y yo le decía que si cantábamos la canción del conejo blas, que el se la sabía porque yo se la cantaba cuando estaba en la panza de su mamá, me decía que si y nos poníamos a cantarla los dos 😛 Yo llevaba mi camara y le tomaba muchas fotos, pero al salir, una de las camaras de seguridad me veía con la camara y me decían que en ese hospital estaba prohibido tomar fotografías, que a la salida debía dejar la tarjeta o borrarle todas las fotos que tenía. Yo intentaba regresar al a recamara para esconder la cámara pero ya no recuerdo si lo lograba.

Anoche soñé que estábamos aqui en el depa con algunos amigos y de repente empezaba a temblar. Tods nos quedábamos callados mirándonos unos a otros como pra saber si era nuestra imaginación o si estaba temblando. Pasaba el temblor y venía otro mas ligero. Y cuando todo terminaba, zaz! se desprendía parte de las paredes del depa, como si hubiera tenido mucha humedad por dentro y el movimiento hubiera desprendido la capa mas exterior.

También soñé con un auto rojo, que era de un amigo, y se dedicaba a chocarlo y chocarlo y componerlo y volverlo a chocar, y en cada uno de los choques a el no le pasaba nada, se bajaba del coche y brincaba como si fuera algo mu divertido, y cada que lo volvía a reparar corría más rápido. Hasta que un día que iba con el en ese coche, algo fallaba y empezaba a dar vueltas en el aire de repente, nosotros corríamos para escapar de la explosión cuando el auto tocara el suelo, todo era como en cámara lenta, pero por muhco que corría yo e intentaba esquivar al coche, me seguía y acababa por caer encima de mi. En ese momento desperté y ya no supe si explotó o no.

Ultimamente he recordado pocos detalles de mis sueños, pero me gusta porque significa que he estado durmiendo bien a pesar de los problemas. Me siento tranquila, confío, confío mucho. Y aunque me he dormido tarde y con mucho frío, he dormido profundo.

De el de anoche recuerdo lacasa llena de gente. Estaban aqui mis tíos y me acuerdo bien de Los de Coatza. Y luego, me iba a clases. Llegaba a una donde el maestro me regañaba porque me decía que había faltado a dos clases  seguidas, y yo le pedía disculpas y le decía que esas dos clases habían coincidido con un asunto pendiente, las audiencias de la conamed, y por eso no había podido llegar. Entonces me decía que no había problema y me integraba a uno de los equipos que se habían formado para trabajar un proyecto.

De ahi no recuerdo nada más, y luego, Estaba con mis amigos e ibamos correindo para llegar a un lugar donde había un juego muy divertido. Era como un inflable grandote donde ponías unas moneditas en una ranura para pagar la ronda primero, y luego ponías tu apuesta. Y el chiste era que, sin dejar de brincar y por parejas, debías atinarle a unos chipotitos que estaban a cada lado, y había como varias modalidades, una era con los pies, al brincar, y otra era con una pelotita que tenías que rbotar en el cuerpo de tu compañero y hacer que pegara en el chipotito después :P.

Mi chango y yo nos divertíamos mucho! Y optábamos por brincarle sin la pelota. Pero de repente no nos poníamos de acuerdo y chocábamos en el aire cayendo de espaldas juntos y botados de la risa. Al final lográbamos juntar una buena cantidad de puntos que tenían que intentar superar la pareja siguiente, que eran Nancy y Shuck. Ellos se ponían a jugar con la pelota y yo me ponía a tomar fotos.

Participaba en un juego raro en equipo donde sacábamos papelitos y a cada uno nos tocaba hacer ciertas tareas. Pero era un juego de escalada. Estábamos en plataformas cada vez más altas.

Me ponía a cortar papeles para hacer las tareas, y Oscar coordinaba todo. No me acuerdo de las demás personas de mi equipo pero era gente conocida. Yo perdía mis tenis y me atrasaba.

Y soñé también que andaba en atlaco y le iba a mandar un mensaje a Anel para saber si estaba en su casa, porque andaba cerca de ahi para pasar a saludarla, pero en el camino me encontraba a Any, y me decía que se había divorciado… y nunca llegaba a casa de Anel.

Había una guerra, estaba en una trinchera, explotaban muchas cosas, pipas de gas, hoyos en el piso, luego estaba como en el techo de una casa, mucha gente alrededor y mi papá. Me confesaba que antes de que yo naciera él había tenido que matar a un hermano mío, con un rifle, se suponía que mi “hermano” se lo pedía y le decía que no le diera en la mano… me daba asco. Y las explosiones a lo lejos seguían.

Luego estaba en una fiesta, todo parecía seguir siendo el techo de una casa. Abajo veía cómo iban llegando los invitados. Amigos que hace tiempo no veía, mezclados con compañeros del trabajo, y algunos de los que compitieron de modelos y las chavas de bikini de la semana pasada, ja!

Abajo estaban instalando una alberca, todavía no estaba llena y mi hermano se aventaba de clavado, caía de espaldas y se lastimaba, yo bajaba casi volando a ver como estaba. Decía que le doleia la espalda pero se podía levantar. Me asustaba mucho!!

Y la fiesta seguía! mis tíos tomando video, yo tomando fotos… juegos raros, una escalera a la que me subía para volver a estar en el techo de la casa y agarraban la escalera por debajo y me empezaban a dar vueltas y tomar fotos… yo botada de la risa.

Se hacía tarde y seguía la fiesta, volteaba a un lado y a otro buscándote y no te encontraba… reía y lloraba. De un lado unos cantando, de otro lado los modelos y las modelos hacían una orgía… y yo seguía buscando sin encontrarte… dónde estás???

Me está gustando venir a escribir lo que sueño. De alguna forma he recuperado las ganas de venir a escribir en un blog. Me despierto, hago un poquito de memoria y vengo a contarlo. A veces salen historias completas y cohrentes, otras veces sólo puedo escribir frases aisladas y que tal vez no tienen que ver mucho unas con otras, pero mi objetivo se cumple, no pienso escribir grandes historias sino lo poco o mucho de lo que me acuerde de mi sueño de cada noche.

Hoy ví un árbol de habas. Ya sé que las habas no se dan en árboles sino en arbustitos, en pequeñas varitas que no crecen más de un metro, pero yo veía un ARBOL! con la misma forma alargada y las vainas colgando de sus lados pero enoooorme! jaja

Y también una especie de alberca-juego-mar donde mi prima y yo dábamos vueltas y había miles de cosas girando con nosotros, aunque algunas eran grandes objetos de metal (como los carritos de las tazas locas de una feria) que tambien iban y venían en el agua, y a mi me daba mucho miedo que nos golpearan, cosa que a mi prima no le preocupaba, decía que nunca nos iban a golpear, pero en una vuelta donde veía la “orilla” la jalaba y nos íbamos hacia allá. Entonces era como la orilla del mar, con arenita, pero en ves de piedritas y conchitas había objetos de lo más variados, bueno como “piedritas” transparentes con cositas dentro, yo levantaba una que tenía un pinguino! era como una gemita con piedritas en forma de pinguino dentro 😛

Y luego, recuerdo que me peleaba con mi tía por teléfono. Mi mamá me daba una chamarra al salir de la casa, pero resultaba que en la chamarra se había quedado un teléfono celular de alguien, y entonces mi tía marcaba y marcaba para que regresara a la casa, y cuando le contestaba me empezaba a regañar pero yo no me dejaba y le contestaba también. Al final lelgaba a la casa y resultaba que ahbía un “grupo” de rock o algo así ensayando. Les regresaba el teléfono y me metía a un baño, pero la puerta no cerraba bien y había niños afuera de metiches. Me salía enojada y me iba a buscar otra casa, ahi aparecía una amiga que hace mucho no veo, y resultaba que vivía en la privada donde yo viví de chiquita, pero en lacasa 7, (la de mis papás era la casa 9). Y ya, en su casa podía tranquilamente entrar al baño.

Nuevamente alguno de todos los escenarios que vi anoche, era Joco.

El sueño de ayer fué también en lo que se supone era Joco. (Creo que tengo ganas de ir! jaja)

En la calle de entrada había un terreno, entre baldío y construído pero ahi estaba yo, con más personas. Amigos? primos? no se. Sólo me acuerdo de la cara de una chava, que se me hace conocida pero no se de donde.

Nos aventaban, o caían, o llegaban no se de donde, paquetes de sábanas de colores, muchas, y nosotros teníamos que recogerlas y acomodarlas como en una camioneta. Y así estábamos un rato. Mientras recogíamos las sábanas, jugábamos con tres balones de basquet bol, uno chiquitito, uno de tamaño normal, y uno grandote como de mi tamaño, ja!

Luego nos íbamos a una especie de cantina, o restaurante, donde había un juego de bingo raro. Teníamos cartas con números y íbamos poniéndole frijolitos a los que iban cantando. Yo no le entendía bien al señor que los cantaba, y entre la voz rara de él, y mi abuelita que se me atravesaba en la mesa para poner sus frijolitos, siempre me ganaban.

La chava de la que hablaba hace ratito me tiraba la onda, pero yo no le hacía caso. Y entonces ella se iba con otro de los muchachos que estaban ahi.

Y desperté con una canción pegada: “Isis” de Leti Servín.

“Me dijo te fuiste, yo le dije aqui estoy ahora, me dijo dónde estuviste? yo le dije, por ahi…”