Estaba en mi casita en Joco, con un bebito que se la pasaba jugando conmigo (parecía como de alguna raza indígena, y quería que le regalara una agenda, este personaje fue muy muy extraño en mi sueño).

Bueno, pues estábamos en la recámara y alcanzábamos a ver debajo del portón a mis dos tortugas, Casiopea y Momo, que por alguna razón estaban afuera de la casa, y estaban enoooormes! (enormes era como de 1m y medio de grandes, de verdad enormes!).

Salía a meterlas porque no sabía que hacían afuera. Entonces estaban tranquilamente en el jardín cuando empezabamos a escuchar ruidos raros y al asomarnos veíamos que se estaban pelando. Mi hermano salía y yo por algo me entretenía y salia unos minutos después.

Cuando salía era horrible. Casiopea había partido en miles de pedazos a Momo. Los cachitos de momo desparramados por el jardín y llenos de sangre se movían por todos lados. Le preguntaba a mi hermano que había pasado y me decía que no había podido hacer nada porque Casiopea también lo atacaba a el. Y luego, veíamos que Casiopea se estaba “suicidando”, se azotaba horrible contra el piso mientras sus escamas salían volando y salia sangre por todos lados, se estaba despedazando también, y no podíamos hacer nada.

Luego aparecía otra tortuga asesina desconocida y nos atacaba a todos y teníamos que treparnos en las bardas para evitar que nos mordiera. Atacaba perros y animales como caballitos por todos lados…

Brrr… fue un mal sueño, feo, y me recordó que tengo pendiente arreglar la casa de mis tortugas en la casa de mi abuela. En la quincena intentaré ir a comprar el acrílico que necesito, espero que me alcance el dinero :S

Anuncios