No recuerdo si era un juego o era algo que debí a hacer para llegar a otro lugar, pero tenía que pasar por un laberinto decallecitas, puertas, cuartos y pasadizos donde iba subiendo hasta llegar a arriba, y seguir mi camino. Era curioso porque me tomaba el tiempo que hacía de una puerta a otra y lo iba a puntando an algo. Luego, para regresar, iba checando que lostiempos coincidieran y así sabía que iba por el camino bueno, además de que iba reconociendo los lugares, las puertas, el paisaje… Y al final, me ponía a buscar como loca los tiempo pero no los encontraba, debía dárselos a alguien para que no se perdiera, y luego de mucho tiempo, encontraba el primero, queera el más importante.

Y luego mi papá había construído un juego raro de apuestas. Un tubo grandote te succionaba y llegabas como volando a la parte de arriba del juego, y enfrente tenías 5 grandes cilindros, done había que meter una pelota en cada uno, para ganar. Primero se subía mi hermano, y lograba meter las 5, y se ganaba una buena lana, y luego me tocaba a mi. La sensación des er succionada y volar por el aire hasta llegar a arriba era bien curiosa. Pero al llegar arriba, había una red como cubriendo todo el juego, y encestar la pelota del tercer cilindro si se podía, pero para llegar al quinto la red caía sobre el, y era mucho más difícil. Trataba de explicarle a mi papá, que seguía abajo, que la red obstaculizaría el camino de la pelotita, pero no me entendía y me pedía que la lanzara hasta arriba. Si quería que entrara lanzándola hacia arriba, tenía que acomodar esa red. Pero no me entendía y yo hacía micorajote y obvio la lanzaba y no entraba y me enojaba y bajaba a explicarle a mi papá, pero me decía que no, que así era y que no me había ganado nada. 😦

Anuncios