Andaba con Memo en una granja, un espacio grande, donde se suponía qe habría una exhibición de perros. Y mi chango quería un perrito. De repente me decía que quería un pastor alemán (jeje, creo que se me quedó la imagen del perrito que vimos en el café), y entonces el encargado del lugar le decía a otro: Quieren pastores!!

Y asi de volón, iban amarrando en una filita a todos los pastores que había, pero eran muchísimos! y todos eran iguales. Yo solo volteaba y le decía a mi chango: creo que va a ser una decisión difícil. Y nos reíamos los dos.

Anuncios