Pues si, ando tan vuelta loca con el nacimiento de mi primer sobrinito (hijo de mi único hermano) que no podía dejar de soñar con eso, jeje. Se supone que llegará a este mundo cruel (snif), este fin de semana, o cuando mucho la próxima.

Pues soñé que nacía, pero en una “clínica” muy rara, muy fea, escondida. Mi mamá y yo nos tardábamos muchísimo en encontrar el lugar porque estaba en calles sin nombre, entre terrenos baldíos. Llegábamos y ahi estaba mi hermano todo nervioso, porque no dejaban entrar hombres al parto.

Me metía yo al quirófano, pero era feo y frío también. Una plancha de metal era donde estaba Susy, consciente, y estaban a punto de abrirle la panza para que el bebito naciera por cesárea. Yo sé que las cesáreas no son como las soñé, pero pues así lo soñé. Le abrían la panza y sacaban al bebito con todo y placenta, así, en su bolsita y lo ponían a un lado. Entonces ya abrían la placenta y lo sacaban a él. Yo lo cargaba luego luego. Estaba limpio! con unos ojostes grandotes y bien bonito. Pero entonces me decía la “doctora” que lo llevara a un lado, porque había que meterlo en su “piel”. Y entonces lo ponían en una piel (como un mameluco completo), que se veía hinchada y sucia… y así se lo enseñaban a su mamá.

Pero en cuanto nos íbamos y la sacábamos de ahi con su cicatrisota en la panza, yo les decía que así no era el bebito… y entonces le quitaba la piel, y ahi estaban sus ojotes y comenzaba a sonreir así, recién nacido. Yo me daba de topes porque había olvidado mi cámara para tomarle muchas fotos, jeje.

Anuncios